Balas y Estimuladores : Masajeador clítoris Doble "Dual Finger"

  

  

Masajeador clítoris Doble "Dual Finger"

Masajeador clítoris Doble "Dual Finger"
Marca: Angel´s Toys
Código: BL035013
Disponibilidad: En Stock
Masajeador clítoris Doble "Dual Finger"
Precio: Bsf 1,731,067.06
Antes de impuestos: Bsf 1,731,067.06
Cantidad:  Comprar

Masajeador clítoris Doble "Dual Finger"

OBTEN 2 PLACER.. donde y cuando quieras con este vibrador / Estimulador de clitoris "Dual Finger"; Con 7 programas de vibracion, Posee una cubierta fabricada en suave material de Jelly cuenta con nodulos estimulantes que llenarán de placer tus zonas erogenas de formas inimaginables.

Su cavidad elastica permite ajustarse a cualquier diametro de dedo y llegar facilmente inclusive a su punto G. Será tu pequeño secreto y podás jugar sola o en compañía… Imaginas lo divertido que puede ser jugar con ella antes del acto sexual estimulando cualquier parte de tu cuerpo y/o el de tu amante.

Disfruta como nunca con una discrección máxima.

Características

  • Juguete discreto ideal para llevar de viaje o en el bolso
  • Resistente a las salpicaduras del agua

Te recomendamos que uses lubricante con este juguete y que laves el mismo después y antes de cada uso con jabón neutro y agua tibia o con un limpiador especial. Si has terminado de usarlo es recomendable dejarlo secar bien y ponerle un poco de polvos talco para su perfecta conservación.

Ayude a otros clientes en su toma de decision y denos su opinion sobre este producto

Su nombre:


Su opinion: Nota: no insertar HTML!

Puntuación: Malo           Excelente

Introduzca el código en la casilla de abajo:



Balas y EstimuladoresRabbits & RotativosVibradoresMasturbadores & BombasAnillos, Forros & ExtensionesDildos & ArnésPunto G & PAnalesFetichismo & SadoLociones & GelesVigorizantes, Retardantes & AfrodisíacosLencería Femenina

 

 Siguenos en Facebook Siguenos en twitter Pinterest Tumblr Mantente informado en Google+ Vimeo Youtube Escribenos al correo

 

methods to pay in our store Desarrollado por: Jacobo Castillo